Su rostro y todas las miradas

“¡Qué levedad, y qué silenciosa manera de gritarme sin ojos, sin boca, sin rostro… y, sin embargo, en el pan redondo, precisamente sin apariencia, ahí su rostro y todas las miradas se me clavan en silencio. En el círculo blanco todos los colores, todos los afanes, todos los llantos y las risas.

Cuando tomo el pan entre las manos, siento el peso de tantas vidas escondidas anhelando amanecer, enderezar el paso.

Otra vez su mirada detrás de la cortina de tanta indiferencia, bajo la apariencia de nada, leve como un trozo de pan que puedo morder y romper para digerir.

Ahí, precisamente, su rostro y todas las miradas”

Miguel Márquez

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Marta Beltrán dice:

    Qué regalos me hace siempre el Señor y qué forma tan delicada de sostenerme !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s