San José

José fue único en el mundo, dedicó su tiempo a su hijo, y desde ese lugar doméstico, en lo sencillo, en lo escondido, toca lo esencial, crece una semilla única, cuyo suave olor y fragancia, perdura Hoy.

Hago memoria y extiendo mis felicitaciones a todos los papás y a quienes llevan por nombre este glorioso nombre bienaventurado para a él se confiarse, “pido, por amor de Dios, que lo pruebe quien no me creyere, y verá por experiencia el gran bien que es encomendarse a este glorioso Patriarca”  V 6.8

Padre e Hijo

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: