Para llegar al cielo

Para llegar al cielo no hay que saber, hay que amar Lo decía Santa Teresa, que no presumía de saber sino de amar. Para llegar a las moradas celestiales, el amor es imprescindible, el conocimiento no. Porque el amor es el mejor sistema, además del más eficiente a la hora de conocer. Y el mismo…