Paz Perfecta

Había una vez un rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera en una pintura dibujar la paz perfecta. Muchos artistas lo intentaron, y presentaron sus obras en el palacio del rey. El gran día había llegado, el rey observó y admiró todas las pinturas, pero solo hubo dos que a él…